Cómo varía la fimosis dependiendo de la edad

En primer lugar hay que decir que la fimosis no es otra cosa que un estrechamiento del prepucio provocando unas molestias que pueden convertirse en un dolor moderado. Incluso el estrechamiento de esta piel, que rodea el glande, puede dar lugar a la imposibilidad de retraer completamente el prepucio.

Con el objetivo de aclarar este concepto, decir que la fimosis y parafimosis no son lo mismo. No en vano, el segundo problema no es más que un empeoramiento del primero haciendo que los síntomas se agraven de una manera muy importante.

Implicaciones de la fimosis en niños

Esta patología es bastante frecuente en niños, si bien es cierto que en la inmensa mayoría de los casos este problema remite con el paso del tiempo por lo que, al menos en un primer momento, no debería revestir mayor importancia. Es más, está demostrado que con algunos sencillos movimientos de retracción del prepucio, la piel se irá separando del glande de una manera progresiva.

Sin embargo, el problema puede venir cuando una vez cumplidos los 5 años esta piel todavía no se ha separado todo lo que cabría esperar. Será entonces cuando, tras consultar a un especialista, se puede valorar la intervención quirúrgica. Una posibilidad que, dicho sea de paso, únicamente se llevará a la práctica cuando las molestias impidan realmente tener al niño una calidad de vida óptima.

Una vez llegado a este caso hay que hacer hincapié en el hecho de que no solo no es una intervención compleja sino que casi en el 100% de los casos la recuperación de la misma se lleva a cabo de una manera tranquila y sin alteración ninguna.

La fimosis en adultos

A pesar de que la fimosis en los adultos es, en esencia, la misma que en los niños, en este caso se puede distinguir entre algunos tipos en función de las consecuencias que se hayan producido.

Por un lado se tiene aquella en la que la piel del prepucio no deja siquiera un pequeño resquicio para que la orina siga su proceso normal hacia el exterior. Por el contrario, también se puede dar el caso en el que la piel tenga un grosor desmesurado y por lo tanto la retracción sea excesivamente dolorosa.

En este caso la operación la operación tiene que ser algo inmediato ya que los problemas en su salud pueden ser graves al mismo tiempo que puede tener otras connotaciones como las de carácter sexual.

fimosis

¿Se puede dar incluso en la tercera edad?

El hecho de ser un adulto de edad avanzada no es óbice para no poder padecer fimosis. Es más, en los casos en los que no se haya diagnosticado este problema a tiempo, la fimosis terminará apareciendo como consecuencia de las continuas infecciones y problemas que se han tenido, pero que no se han tratado de la manera correcta. Unos casos en los que hay que actuar con mucha mayor rapidez ya que la calidad de vida se puede ver mucho más afectada que en los adultos o en los niños.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*