Revisiones imprescindibles de tu vehículo antes de la ITV

El buen estado de tu coche es fundamental para que circules con seguridad por la carretera no solo tú, sino también quienes te acompañan y los demás vehículos. Pero, además, cuando le corresponde pasar la ITV, debes tener a punto una serie de elementos que conviene sean revisados antes de esa cita. De lo contrario, es muy posible que tengas que volver, con la pérdida de tiempo que ello supone.

Puntos a revisar antes de la ITV

Los principales componentes de tu coche que debes tener a punto para el momento de llevarlo a la Inspección Técnica de Vehículos son que a continuación enumeramos.

Neumáticos

Quienes nos dedicamos a cambiar neumáticos en Madrid vemos con frecuencia que muchos vehículos no pasan la ITV a causa del mal estado de estos. Por ello, es conveniente que les prestes mucha atención. Incluso si sus medidas son diferentes a las homologadas en la ficha del coche, la inspección será desfavorable. También hay que comprobar que la profundidad de la banda de rodadura sea superior a 1,6 milímetros y que no tengan protuberancias.

Motor

Respecto a este, la revisión más importante es la que afecta a la emisión de gases contaminantes. Y, para hacerla, es conveniente que lleves el vehículo a un taller profesional que le hará la misma prueba que en la ITV distinguiendo si se trata de un motor diésel o gasolina. También observará si produce ruidos extraños y si pierde fluidos como el aceite o el propio combustible.

Frenos y otros puntos de la mecánica

Otro elemento esencial tanto para tu seguridad como para superar la ITV son los frenos. Debes revisar su circuito incluyendo el de mano. En este sentido, es necesario que la frenada sea igual en ambos lados del vehículo. Además, es muy importante que aspectos mecánicos como la suspensión, los ejes y la dirección funcionen correctamente. Para todo ello, es igualmente recomendable que acudas a un taller que cuente con los instrumentos necesarios para comprobarlo.

Luces

También es básico que el sistema de iluminación de tu coche esté a punto. Debes comprobar tanto las delanteras en sus distintas posiciones como las traseras, las de intermitencia e incluso las antiniebla. Además, en vehículos equipados con Xenón, tienen que funcionar correctamente los lavafaros, pues así lo expresa la normativa europea.

Carrocería

No puede presentar golpes que invaliden alguna óptica, ni faltar un retrovisor. Las puertas tienen que poder abrirse y cerrarse tanto desde fuera como desde dentro y, finalmente, las placas de matrícula deben hallarse en buen estado. Sin embargo, una abolladura no impide pasar la ITV.

Otros elementos

También es recomendable revisar que las escobillas de los limpiaparabrisas estén en buen estado y que los depósitos de agua para el salpicadero se encuentren llenos y el líquido salga correctamente. E, igualmente, que los cinturones de seguridad presenten la tensión necesaria, es decir, no estén ni fijos ni demasiado holgados.

En conclusión, una revisión previa a la ITV de todos estos elementos te permitirá pasar la inspección sin problemas con el consiguiente ahorro de tiempo y, a veces, también de dinero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*