Cómo dejar de fumar sin engordar un gramo

El mayor temor de muchas personas para dejar el tabaco es ganar kilos. Lamentablemente es cierto que si no se siguen las pautas adecuadas o no se cuenta con los consejos de un especialista se puede engordar durante el proceso. Esto puede deberse a la ansiedad, que nos hace refugiarnos en alimentos ricos en calorías durante el periodo de abstinencia, o al hecho de que fumar puede aumentar el metabolismo basal, como demuestran varios estudios.

¿Se puede dejar de fumar sin ganar peso?

La respuesta es sí. Siguiendo los hábitos correctos podemos mantener nuestro peso corporal a pesar de dejar el cigarrillo, que tantos problemas de salud puede acarrear. A continuación, te mostramos consejos claves para lograr tu propósito sin amontonar kilos por el camino.

 Ayuda al organismo a desintoxicarse

Al dejar de fumar tu organismo pasa por un proceso de desintoxicación, puedes ayudarlo en esta fase con alimentos y rutinas que favorezcan esta purga y que al mismo tiempo prevengan la retención de líquidos, te ayuden a quemar calorías y eliminen toxinas. Debes instaurar también una rutina de ejercicio diaria; a través de la sudoración purificarás tu organismo y al mismo tiempo quemarás calorías y reducirás la ansiedad asociada al cese del cigarrillo. El deporte está especialmente recomendado durante esta fase inicial ya que ayuda a canalizar el estrés, reduce la ansiedad y es un aliado para la salud mental.

Aumenta también tu consumo de agua; este debe ser de al menos dos litros al día. Puedes lograr alcanzar esta cantidad mediante infusiones drenantes como la cola de caballo o el té verde. Además, puedes consumir batidos adelgazantes y desintoxicantes; opta por elaborarlos con ingredientes como la piña, el pepino, el melón o la manzana, ya que tienen propiedades purgativas. Recuerda también siempre tener a mano aperitivos saludables y que sean saciantes, y vaciar tu despensa de alimentos ricos en calorías vacías. Asimismo, instaurar un horario de comidas y planificar lo que se va a consumir cada día puede ayudarte a no saltarte la dieta y a controlar las calorías ingeridas para no pasarte.

fumar

Reduce el estrés

Practicar técnicas de relajación puede ayudarte a olvidarte del tabaco durante esos días en los que sientas la necesidad irrefrenable de llenar el vacío con la comida. Dejar de fumar sin engordar no es imposible, pero puede ser algo complicado, y mantener la mente tranquila y despejada puede hacer el proceso más sencillo. Ejercicios como la meditación o el yoga son una buena conjunción para mantener el cuerpo y la mente en forma, y alejar pensamientos invasivos relacionados con comer o fumar. Si sientes habitualmente estos impulsos, sustitúyelos por un largo paseo acompañado de música relajante; evita mantenerte en casa con tus pensamientos, ya que podría alimentar el ciclo de la ansiedad.

Busca ayuda profesional

En caso de que dejar de fumar sin ganar peso esté siendo un reto muy grande para ti, un experto en nutrición o dietética puede darte las pautas y suplementos más apropiados para tu caso. Esto te permitirá contar con el apoyo necesario para deshacerte del tabaco manteniendo tu figura.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*