Aprendiendo 2 idiomas con la mejor tecnología para niños

Cuando hablamos de las edades más tempranas de la niñez, entendemos que la enseñanza va ligada al entretenimiento. Por ello pelean cada vez con más intención los docentes de las guarderías de nuestro país. Demostrado está que la diversión atrae la atención de los más pequeños, lo que produce, junto con su gran capacidad de aprendizaje, una mayor asimilación de los conocimientos.

La importancia de los idiomas

Vivimos en un mundo globalizado en el que la comunicación internacional alcanza su máximo exponente y las nuevas generaciones deben estar preparadas para ello. El conocimiento de los idiomas es cada vez más imprescindible –sobre todo del inglés, que es el más utilizado en el mundo– y hay que preparar a los niños desde bien pequeños. Una guardería bilingüe es cada vez más el sitio ideal que buscan los padres para sus pequeños. Porque piensan en ellos, en su futuro.

Uno de los centros punteros en este ámbito es la guardería bilingüe Wonderland (www.ceiwonderland.es/guarderia-bilingue-sevilla), situada en Sevilla y que adapta la tecnología a los más pequeños para aprender en inglés.

La tecnología como apoyo educativo

Casi la totalidad de las aulas cuentan ya con aparatos tecnológicos para facilitar la comprensión de los alumnos, haciendo también más eficiente y sencilla la labor del profesor. En las universidades e institutos podemos apreciar proyectores, ordenadores y tabletas, mientras que los más pequeños aprenden en sus clases con juguetes electrónicos y en sus casas con los móviles de los padres. Era cuestión de tiempo. La tecnología avanza a velocidad de vértigo, siempre para facilitarnos la existencia, y el sector de la educación no se iba a quedar atrás.

Cada generación es un mundo, adaptada a su tiempo, por ello estamos en constante evolución. Los niños, en la actualidad, nacen con nuevas capacidades que les facilitan su inclusión en la era digital. Unas capacidades que también deben ser explotadas para potenciar su futuro rendimiento y evitar que se queden atrás con respecto al desarrollo de los demás.

Parece increíble, sobre todo para los más mayores, ver en ocasiones cómo se desenvuelve un pequeño con un móvil, algo por otra parte bastante común. Ese niño está viviendo su momento. Hay que aprovechar sus habilidades para aplicarlas a la docencia. Por ejemplo, antes, para aprender los colores o los sonidos de animales se necesitaba un juego prohibitivo para muchos padres; pues bien, ahora solo basta con una aplicación gratuita en su smartphone. Todo son ventajas. Los niños aprenden de una forma más intuitiva y divertida y los padres ahorran gastos. Eso sí, como en todo, hay que tener un control. Deben descubrir cosas nuevas y experimentar, pero siempre sin abusar.

Aunque hablemos de educación, al fin y al cabo son niños. Y a pesar de que se encuentran en una etapa en la que aprender y asimilar un idioma les resulta más sencillo, hacerlo con una dosis de diversión es vital para ellos. La tecnología nos proporciona esa ayuda para combinar todos estos detalles y hacer su infancia productiva y divertida.

Random Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*